Médicos chilenos descubren nueva causa de la hipertensión

Se trata de la alteración de una enzima a nivel renal, pesquisada por especialistas del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia y del Departamento de Endocrinología de la UC.

Una nueva causa de hipertensión arterial fue recientemente descubierta por un grupo de médicos y científicos del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia, IMII, y del Departamento de Endocrinología de la Universidad Católica. El hallazgo, liderado por el Dr. Carlos Fardella, consiste en la alteración de una enzima a nivel renal, llamada 11ß hidroxiesteroide dehidrogenasa tipo 2 (11ßHSD2).

El estudio se efectuó en un grupo de 127 chilenos, hombres y mujeres entre 11 y 66 años, a quienes se les extrajo una muestra de sangre. Y de todos los participantes, casi un 10% presentó esta falla de tipo endocrina, descubrimiento pionero y de alta relevancia a nivel mundial, según explica el Dr. Fardella.

“Creemos que éste es uno de los hallazgos más importantes que como equipo hemos realizado durante la última década. Dentro de lo novedoso, se describen cambios en el metabolismo del cortisol, también conocida como la hormona del estrés. Estos pacientes tienen presión arterial más alta, daño renal y vascular”, señala el endocrinólogo y científico del IMII.

La deficiencia en la enzima 11ßHSD2 sólo se buscaba en casos graves iniciados en edad pediátrica. Dicho trastorno, denominado síndrome de exceso aparente de mineralocorticoide, genera una hiperactivación en la acción de la hormona cortisol a nivel del riñón, aumentando la retención de sodio y volumen sanguíneo. El nuevo descubrimiento en adultos se trataría de una versión leve del síndrome, hecho que también hace que su presentación sea mayormente asintomática y requiera mayor índice de sospecha para pesquisarlo a esta edad.

Atacando el origen

Según la última Encuesta Nacional de Salud, cerca de un 30% de la población chilena desarrolla hipertensión, enfermedad silenciosa que tiene consecuencias a nivel cardiovascular, inflamatorio y del sistema inmune. La entidad, también señala que 1 de cada 7 muertes en Chile se deben, directamente o indirectamente, a esta condición.

La carga genética multifactorial, alteraciones hormonales y malos hábitos alimenticios, como el alto consumo de sal, son factores claves que estarían gatillando su aparición. Sin embargo, en la mayoría de los casos su origen es desconocido, haciendo que la entrega de tratamientos sean inespecíficos y por ende, no resuelvan otros daños colaterales al organismo, que se suman al alza de la presión.

El equipo médico e investigador desarrolló hace dos años una herramienta para detectar fallas endocrinas, que ha sido aplicada a cientos de personas y que está disponible para todo público en el Hospital Clínico de la UC. Este examen -que permite medir la hormona cortisol y cortisona- ahora incluye a esta nueva causa de hipertensión endocrina dentro de la pesquisa.

“Nosotros contamos con este instrumento pero pensamos, que éste debería incorporarse al estudio de rutina de todos los hipertensos, ya que la alteración está presente en un 7% a 10% de quienes padecen la enfermedad”, comenta el endocrinólogo Carlos Fardella.

Una vez que se implementó el test, las afecciones más frecuentes que se encontraron en los pacientes fueron, en primer lugar, alteraciones en la hormona aldosterona, luego en el metabolismo de la hormona cortisol, y en tercer lugar, problemas renales. Todas estas causas en conjunto, fueron identificadas en aproximadamente un 40% de los casos testeados.

“Los pacientes hipertensos de origen endocrino, que antes se pensaban eran infrecuentes, ahora sabemos que pueden corresponder actualmente hasta el 20-25% de los casos, los que, si no se tratan correctamente, por lo general presentan un pronóstico peor que el resto de los hipertensos. Con el tiempo sufren de mayor engrosamiento del corazón, más arritmias y mayor daño renal y vascular, debido al efecto hormonal en otros órganos. Por esta razón, la indicación de detectarlo a tiempo tiene doble importancia, dado el mayor riesgo cardiovascular y por otro lado, los excelentes tratamientos disponibles, que no son costosos y tienen un muy buen perfil de seguridad”, explica el Dr. René Baudrand, uno de los autores del artículo y director del Programa de Hipertensión Endocrina de la UC.

Respecto al último punto, el Dr. Fardella explica que es posible tratar a los pacientes que presentan estas alteraciones, entre ellas, en la alteración del metabolismo del cortisol. “Afortunadamente, hoy contamos con fármacos que sí ejercen una acción directa sobre la falla, entre los cuales destaca la espironolactona y la eplerenona”, señala.

Además de estos hallazgos, el equipo de IMII ha podido investigar el rol que cumplen los factores externos o ambientales en el desarrollo de la patología. En ese contexto, analizaron los efectos de la obesidad y sobrepeso en pacientes. El especialista explica que en la grasa abdominal se producen tanto cortisol como aldosterona, dos hormonas originales de las glándulas suprarrenales que en exceso gatillan hipertensión, diabetes, insulinorresistencia e hígado graso, entre otros problemas metabólicos típicos de la obesidad.

Otro tema central de estudio es el papel que juega el consumo de sal en esta enfermedad. Esto, ya que en Chile la ingesta es de 10 gramos al día por persona, es decir, el doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, OMS. Una publicación del grupo, liderada por la Dra. Carmen Campino, demostró que un 88% de la población estudiada supera la dosis recomendada por la OMS.

Por todas estas razones, los profesionales del IMII también llaman a incentivar hábitos saludables, y disminuir el consumo de sodio presente en los alimentos procesados y en el salero. La práctica de actividad física regular, es otro factor que estiman importante incentivar en la población.

Ver nota en Diario Financiero