“La citometría de flujo ha sido fundamental para el desarrollo de la vacuna contra el VSR”

El director del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia desarrolló una vacuna para el Virus Sincicial Respiratorio (VSR).

Becton Dickinson (BD) Chile, es una empresa internacional de tecnología médica que contribuye a mejorar los descubrimientos médicos y los sistemas de diagnóstico. Es así como en el país facilitó la investigación del Dr. Alexis Kalergis, conducente a generar una vacuna contra el Virus Sincicial Respiratorio (VSR), a través de la citometría de flujo, tecnología biofísica basada en la utilización de una luz láser para el recuento y clasificación de células, según sus características morfológicas.

Es importante destacar que esta técnica se puede emplear en el desarrollo de otras vacunas para patologías de alta relevancia en la salud pública, al igual que en el análisis de rutina para el diagnóstico y seguimiento de enfermedades como el VIH y leucemia.

Además, BD aporta al diagnóstico clínico de enfermedades de alto impacto, ofreciendo soluciones para un rápido diagnóstico de agentes etiológicos como el VSR a través de tecnologías basadas en test rápidos y biología molecular.

Aporte concreto de la técnica

Kalergis, bioquímico y doctor en microbiología e inmunología, comenta detalles del descubrimiento de la vacuna que hoy se encuentra en proceso de manufactura para su potencial aplicación.

– ¿Qué lo impulsó a desarrollar la vacuna para el VSR?

– La principal motivación fue el impacto al país que esta enfermedad provoca. Al regresar en 2004, desde EE.UU. a Chile, me tocó presenciar uno de los peores brotes epidémicos de VSR en el país, situación que me incentivó a investigar más sobre la respuesta inmune contra este virus y la razón por la que no existía una vacuna para prevenirla.

Las investigaciones previas en este virus mostraban que poseía potentes mecanismos de evasión de la respuesta inmune, por lo que el desarrollo de una vacuna segura no había sido posible hasta esa fecha. Ese año mi laboratorio se embarcó en la investigación de estos mecanismos de evasión inmune que posee el VSR y en buscar alternativas seguras y eficaces para generar una vacuna, investigación que ha sido muy exitosa, con publicaciones en revistas científicas de alto impacto, patentes, tesis de pre y postgrado, y varios proyectos de postdoctorantes.

– ¿Cómo la tecnología de citometría de flujo le ayudó en el desarrollo de esta vacuna?, ¿en qué fases del desarrollo fue utilizada?

– La citometría de flujo ha sido una de las técnicas fundamentales para el desarrollo de esta vacuna. Mediante esta técnica fue posible evaluar qué tipo de células inflamatorias infiltran el pulmón infectado por este virus y el patrón de citoquinas que producen; también gracias a ella logramos establecer que la vacuna generada en nuestro laboratorio previene la infiltración de este tipo de células en el pulmón de individuos vacunados, y construir el perfil de los linfocitos T específicos que se generan tras la vacunación y que permiten prevenir la infección causada por este virus.Hoy la citometría de flujo es una de las técnicas fundamentales utilizadas en la respuesta de individuos vacunados, estudio clínico que estamos realizando en el Centro de Estudios Clínicos de la UC, con las Dras. Katia Abarca y Susan Bueno, para evaluar la seguridad de nuestra vacuna.

– ¿Podría la citometría de flujo actual (de alto desempeño o última generación) mejorar los tiempos de resultados en futuros proyectos de investigación con similares características a la del VSR?

– Esta metodología efectivamente permitirá mejorar no solo los tiempos de resultados, sino que permitirá evaluar múltiples parámetros para obtener mayor información utilizando muestras cuya cantidad es limitada.

Ver nota en El Mercurio