Congreso Futuro: científica revela las tres enfermedades infecciosas que más atacan a los chilenos

Susan Bueno, doctora en Ciencias Biomédicas, expondrá el 16 de enero.

A las bacterias nunca las vemos, pero sus efectos, para bien o para mal, nos repercuten a diario. Esto bien lo sabe Susan Bueno, doctora en Ciencias Biomédicas, quien trabaja como profesora en el Departamento de Genética Molecular de la Universidad Católica y como investigadora en el Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia.

La línea de investigación de Susan consiste en desarrollar terapias para enfermedades infecciosas causadas por bacterias patógenas, como la veraniega salmonella, a quien lleva más de siete años estudiando. En el próximo Congreso Futuro, debido a su estricto conocimiento de los microorganismos, participará en el panel “Conciencia del cuerpo”, el martes 16 de enero, a las 15 horas, en el ex Congreso Nacional.

Una de las ideas que expondrá es que las bacterias son necesarias para nuestro cuerpo, pero algunas son causantes de enfermedades que pueden ser un dolor de cabeza. Y de estómago. Y de pulmones. Y de intestinos.

Susan, miembro del comité editorial de la revista científica, especializada en microbiología celular y molecular, “Frontiers in Cellular and Infection Microbiology”, sostiene que son tres las enfermedades infecciosas que más atacan a los chilenos.

“Lejos las más importantes son las del tracto respiratorio. Incluyen desde enfermedades no tan severas, como el resfrío común o la bronquitis, a la más severa, que es la neumonía bacteriana. El peak, ya que también son enfermedades estacionales, es en inviemo”, dice.

La neumonía, explica, es cuando se contamina la zona más profunda de los pulmones. “El pulmón se infecta con microorganismos. Esto produce una inflamación que impide que funcione correctamente. Por eso no puede producir intercambio de oxígeno, o sea, no permite respirar”, dice.

Quienes mejor lo pasan en verano, además de los tostados por el sol y el viento del mar, son las bacterias salmonella y E-coli. Estos bicharracos son los causantes de la segunda enfermedad infecciosa que nos ataca, la gastroenteritis, una inflarnación en el estómago y los intestinos. “Ocurre principalmente por el consumo de alimentos contaminados por bacterias. Algunas de estas se pueden reducir al lavar o pelar las frutas y verduras. Pero otras, sobre todo las que están en las carnes, solo se van a eliminar a través de la cocción”, dice.

Bueno menciona que a pesar de la creciente popularidad en nuestro país de los platos japoneses crudos y semicrudos, los huevos son la principal fuente de gastroenteritis. “Es por causa de la salmonella. Por eso es sumamente importante que se mantengan refrigerados. Porque si la temperatura está baja, y el huevo está contaminado, la posibilidad de que la bacteria crezca será menor. A las bacterias les gusta la temperatura alta”, dice. Lavarse las manos seguido, aunque tampoco tanto como Jack Nicholson en “Mejor… imposible”, es también otra de las maneras de prevenir la propagación de las bacterias que causan la gastroenteritis.

La tercera enfermedad infecciosa más común en Chile, señala Bueno, es la del tracto urinario. “Ocurre con mayor frecuencia en mujeres, aunque también se da en personas que tienen problemas con la respuesta inmune. En el tracto urinario tenemos células inmunes que están permanentemente eliminando a los microorganismos que pudiesen contaminar el tracto urinario”, explica.

Precisa que hay personas que toman medicamentos que reducen su respuesta inmune, o que han tenido infecciones previas con otro tipo de microorganismos, como influenza o gripe, lo que reduce la inmunidad de forma generalizada. Una alimentación poco saludable -de comida chatarra- también favorece la aparición de enfermedades del tracto urinario. “Comer alimentos con una alta cantidad de preservantes y saborizantes, favorece que nuestro intestino se colonice con microorganismos que no son buenos y a la vez matan nuestra población de bacterias buenas”, dice. Esas bacterias, explica Bueno, impiden la síntesis de algunas hormonas y vitaminas que son beneficiosas para que nuestros tejidos estén más sanos. Si quiere conocer más investigaciones como la de esta nota, visite el sitio https://www.congresofuturo.cl, donde se detallan las charlas y expositores del próximo Congreso Futuro.

Revise esta nota en LUN